En Entrevistas

Ángel Berzosa es el Director General de Gestión Forestal de Gobierno de Aragón, una de las áreas que se trabajan dentro del Plan Rural de Desarrollo en la Comunidad Autónoma.

Por José Antonio Almunia.

¿Esta Dirección General, dentro del PDR, que función tiene?

Es una pieza importante. Tenemos 6 submedidas, y 11 operaciones dentro de éstas, que facilitan la mejora de la masa forestal, también para prevención de incendios forestales, y además lo que el Gobierno de Aragón intenta con el PDR en su totalidad, que es la mejora económica y el desarrollo del medio rural. Para nosotros, en definitiva, aprovechar todas las oportunidades que nos ofrece el monte de manera directa o indirecta.

Dentro del PDR, ¿qué presupuesto manejan?

Aproximadamente 80 millones de euros.

¿Qué beneficios tiene para el medio rural y urbano la gestión de la masa forestal?

Esta gestión es muy importante. Hay que tener en cuenta que Aragón tiene una situación orográfica privilegiada. Tenemos la corrección hidrográfica forestal en los montes, actuar en las masas forestales para prevenir el cambio climático, ayudando con eso al asentamiento de población en el medio rural. Hablando de incendios forestales, hay que tener en cuenta que no solo hay que apagarlos, hay que prevenirlos también. Para el núcleo urbano también es importante nuestra labor. Por ejemplo para la conservación de las reservas de carbón, o para el sector turístico, y el disfrute de los que acuden a nuestros montes desde la ciudad, también por supuesto para los que viven en los pueblos. El monte es vida, para todos los ciudadanos, estén donde estén.

Dentro del PDR, ¿cuáles son las medidas más importantes de Gestión Forestal?

Por su cuantía, si hablamos de la inversión, es la prevención de incendios. Socioeconómicamente y de ocio sería la gestión y la valoración de masas forestales, ordenación, desarrollo y aprovechamiento de los bosques.

¿Qué se está haciendo en prevención de incendios?

Construcción y mejora de pistas forestales, adecuación de puntos de agua, para extinción y ganadería extensiva, que también nos proporciona prevención. El desbroce de áreas cortafuegos, crear y mantener fajas auxiliares, facilitar accesos para las cuadrillas ante un gran incendio… Es fundamental este tratamiento al monte para la prevención.

2.600.00 hectáreas de monte. Arbolado monte bajo etc. ¿Es un privilegio tener toda esa variedad?

Sin duda, lo es, y por otro lado es también un importante compromiso, para gestionarlo. Además tenemos el reto de que sea una gestión sostenible, que el monte nos dure en el tiempo para nuestros hijos.

¿Cómo es el compromiso del mundo rural en esta gestión?

Tienen que implicarse directamente, y el Gobierno de Aragón facilitarles esa labor. Evitar la despoblación es uno de los primeros pasos a dar por parte de la administración. Quien quiera vivir allí, que pueda hacerlo. Hay que tener los montes ordenados, y los recursos necesarios, para garantizar un futuro importante.

¿Cómo se viven los meses de verano desde la Dirección General?

Pues con más tranquilidad, siempre que no tengamos incendios. En cambio, los de antes son frenéticos, para dejar la prevención hecha.

¿Cuál es el último bosque que has andado?

Los Montes de Zuera, hace unos días. Tuvimos una visita al puesto fijo de vigilancia, y aproveché el tiempo que me dejó el trabajo para recorrer una parte. Soy del mundo rural, soy Agente de Protección de la Naturaleza de profesión, aunque ahora estoy en otra labor, y siempre aprovecho para vivir el monte cuando puedo. Son habituales estas visitas de control, aunque también se compagina con el trabajo de despacho. Pero hay muchos APN y técnicos trabajando, porque son necesarias.

¿Cómo es el equipo de Gestión Forestal?

Históricamente ha sido, y es, una profesión con un componente vocacional muy importante. Te gusta la naturaleza, por eso estás aquí. Hay que tener en cuenta que cada día puede haber una situación o reto diferente, en condiciones a veces extremas, que puedes estar solo, y que tienes afrontar cuestiones de riesgo, como un incendio.

¿Cuál es la situación actual de nuestros montes?

En este momento no solo es importante hablar de las masas forestales, sino que también sobre las zonas hidrográficas, nos lo demanda la sociedad. Por la despoblación, muchas cuencas que tradicionalmente limpiaba el vecino, no se hace, y ahí entramos nosotros. Aprovechamiento de pastos, y leña, ganadería extensiva, van desapareciendo, y ahora el trabajo que hacía el vecino del pueblo, que era beneficioso para él y para el monte, lo tiene que hacer en algunas zonas la administración, porque ya no hay gente.

Pasamos del equilibrio tradicional (pastoreo, quemas de invierno) de los habitante, a que lo tenga que hacer la administración, ¿es difícil?

En este momento la demanda de estos servicios es enorme. Por ejemplo en pistas forestales, hace unos años lo hacían los propios habitantes. Ahora si no hay nadie, esa pista puede estar inaccesible, y la adecuamos nosotros. Los puntos de agua más de lo mismo. Aprovechamiento de leñas, ahora no se cortan y se incrementa. Actualmente ha bajado en un millón de cabezas de ovino los números de la ganadería extensiva, y eso también influye.

¿Es fácil concienciar?

No, veníamos de una época, de conservación total. Es importantísimo hacer el aprovechamiento y gestión de los montes. El mundo rural necesita que esté el ser humano. Tiene que haber un desarrollo social para que las personas no dejemos el medio rural abandonado.

 

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER