En Entrevistas

El Ministerio de Agricultura valora positivamente la ejecución del Programa de Desarrollo Rural de Aragón. Califica como de “buena programación y gestión” las actuaciones y el equilibrado nivel de ejecución en todas las medidas.

 

¿Cómo va el nivel de ejecución de los Programas de Desarrollo Rural en España?

 

El estado de ejecución de los programas de desarrollo rural (PDR) para el total de España, según declaraciones que incluyen hasta el mes de septiembre de 2018 (Q3), asciende a 1.990.781.680€. Esto supone un porcentaje de ejecución del 23,99% sobre el total de lo programado. A nivel UE, teniendo en cuenta que los datos corresponden al 31 de agosto de 2018, se observa que la media de ejecución de los Estados miembros (EEMM) asciende al 35,80% sobre lo programado.

Profundizando en el grado de ejecución de los distintos PDR españoles, y volviendo a tomar como fuente de referencia las declaraciones Q3 de 2018, los PDR con un ritmo de ejecución superior a la media española son: Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja.

¿Cómo se ve desde el Ministerio el PDR de Aragón?

 

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) considera que el ritmo de ejecución que lleva el PDR de Aragón es muy satisfactorio. Mientras la media española de ejecución a Q3 de 2018 representa el 23,99% de lo programado,  en el caso aragonés esta cifra alcanza valores del 33,70%, es decir, supera en casi 10 puntos porcentuales las cifras nacionales. Además cabe reseñar que en Aragón el nivel de ejecución es bastante equilibrado en todas las medidas. Si bien, las medidas que ostentan los valores más elevados de ejecución son la 11 ‘‘agricultura ecológica’’, 13 ‘‘ayuda a zonas con limitaciones naturales u otras limitaciones específicas’’ y 20 ‘‘asistencia técnica’’.

Por otro lado, desde el MAPA se observa un aspecto muy positivo sobre el PDR de Aragón. La diferencia entre lo comprometido y lo ejecutado en las medidas no varía mucho. Esto es reflejo de la buena programación y gestión llevada a cabo por parte de las autoridades aragonesas. Otro aspecto reseñable, y por el que la COM ha mostrado interés, es la aplicación de la submedida 6.5. ‘‘Pagos para los agricultores que puedan optar al régimen aplicable a los pequeños agricultores que cedan de forma permanente su explotación a otro agricultor’’. Aragón es la única Comunidad Autónoma que ha integrado esta submedida en su PDR. Sin embargo no ha funcionado tal y como se esperaba al no tener la acogida necesaria por parte de los potenciales beneficiarios.

De forma general se puede concluir que la percepción que desde el MAPA se tiene acerca del PDR de Aragón es muy satisfactoria.

¿Cómo valora la coordinación entre el Ministerio y la Autoridad de Gestión del PDR de Aragón?

 

En materia de coordinación, la relación establecida entre el ministerio y la autoridad de gestión del PDR de Aragón es muy positiva. Se trata de una relación fluida fruto de un largo periodo de trabajo conjunto.

El ministerio, además de actuar de enlace entre la autoridad de gestión y la COM, acude a los comités de seguimiento, organiza reuniones y jornadas y sirve de soporte para que las autoridades de gestión puedan plantear las consultas que consideren pertinentes, siempre dentro del marco de actuación conferido por el Real Decreto 1080/2014. En todos estos casos, la colaboración del gobierno aragonés ha sido siempre muy activa.

En los nuevos borradores ¿Cuáles son los principales aspectos positivos y negativos a destacar?

 

Al analizar la propuesta de los reglamentos de la nueva política agrícola común (PAC), uno de los aspectos positivos que se pueden extraer es que se otorga más subsidiariedad a los EEMM, pudiendo estos materializar la toma de decisiones que permita alcanzar el cumplimiento de los objetivos de la PAC con una mayor garantía. Si la propuesta de la Comisión se aprueba tal y como se publicó en junio la existencia de un plan estratégico por EEMM puede conllevar sinergias entre las regiones que favorezcan una aplicación todavía más eficaz de los fondos europeos. Si bien pueden conllevar un fuerte trabajo de cooperación entre las CCAA y la AGE el establecimiento de metas colectivas puede hacer que se aprovechen los fondos europeos con una mayor eficacia.

Respecto al planteamiento establecido en las propuestas de reglamentos de la PAC, el “new delivery system” plantea como piedra angular el paso de un sistema de cumplimiento de la normativa a un sistema de cumplimiento de objetivos preestablecidos. Para este nuevo enfoque el uso de indicadores cobra mucha más importancia en el periodo post-2020, con los que el segundo pilar de la PAC está muy familiarizado,  por la metodología del seguimiento y evaluación. Por lo tanto, como aspecto positivo se puede resaltar la familiarización existente en el uso de indicadores asociados al desarrollo rural.

En el lado opuesto se encuentran algunos de los aspectos que el MAPA considera menos favorables, como la bajada de las tasas de cofinanciación,  y que se están reclamando desde los distintos grupos de trabajo y reuniones que se están celebrando en el seno de las instituciones europeas con una postura consensuada con las Comunidades que se empezó a plantear en el verano de 2018 y se fijó en un documento remitido a la Presidencia del Consejo en octubre de 2018.

Las Comunidades Autónomas ¿seguirán siendo autoridades de gestión en el nuevo período?

 

Para el nuevo periodo de programación el MAPA ha manifestado a la Comisión  que, en términos de gobernanza, es necesario mantener la figura de las AAGG regionales así como los respectivos Comités de seguimiento. A pesar de que en la propuesta de Reglamento financiero se sigue manteniendo la figura de los organismos pagadores a escala regional, en la propuesta de Reglamento de plan estratégico no se alude a esta figura como tal. Si bien, si se hace referencia a la figura de los organismos intermedios dentro de los que se incluyen las autoridades locales y organismos de desarrollo regional entre otros.

Como ha señalado el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, en numerosos foros, su intención es su intención es lograr que la gestión autonómica de los fondos de desarrollo rural se mantenga como hasta ahora y mantener el status quo competencial en materia de desarrollo rural.

La Comisión Europea plantea que los objetivos sean de obligado cumplimiento y con un seguimiento anual, vinculando los pagos a ello. ¿Cuál es la postura del Ministerio respecto a su aplicación?

 

Esta idea planteada por la Comisión deja entrever algunas dificultades en materia de desarrollo rural. Por ello, se está demandando mayor flexibilidad a la COM al respecto. En el caso de las medidas no SIGC, dentro de las que se engloban entre otras las inversiones, es muy difícil establecer etapas anuales. Son medidas que tardan bastante tiempo en ejecutarse y esto dificulta considerablemente la realización de una planificación anual correcta. Lo ideal, por tanto, sería considerar etapas anuales únicamente para las medidas en las que proceda.

¿Está previsto un Programa Nacional de Desarrollo Rural en el nuevo período?

 

Para el nuevo periodo de programación 2021-2027 se contempla la elaboración de un solo plan estratégico por Estado miembro en el marco de la PAC. Por lo tanto, no está prevista la existencia de un Programa Nacional de Desarrollo Rural (PNDR) tal y como está estructurado hoy en día ni 17 PDR de carácter autonómico, el objetivo es continuar recogiendo dentro del plan estratégico todas las particularidades del territorio español. No obstante, si está prevista la gestión a escala nacional de determinadas medidas supraautonómicas.

El 1 de enero de 2020 está previsto que el nuevo plan estratégico de la PAC esté presentado, se podrá cumplir con ese calendario tan ajustado? 

 

Como figura en los borradores de los reglamentos de la futura PAC, el horizonte temporal para que los EEMM presenten sus planes estratégicos está fijado en el 1 de enero de 2020. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de acontecimientos que van a tener lugar dentro del escenario en el que se está debatiendo la nueva PAC. Principalmente el año 2019 va a estar marcado por un frenético ritmo de comicios electorales. El 1 de enero de 2019 Rumania ha pasado a presidir el Consejo de la UE. Además en mayo de este año tendrán lugar las elecciones para renovar el Parlamento Europeo. Si a todo esto se suman las elecciones municipales y autonómicas, se dibuja un escenario político sujeto a muchos cambios potenciales.

Al margen de todas estas próximas citas con las urnas electorales, el MAPA ha puesto de manifiesto que ya ha comenzado sus trabajos propios de cara a la preparación del plan estratégico de la PAC 2021-2027. La idea es continuar trabajando como si los plazos para la aprobación de la reforma no fueran a retrasarse, es decir, con el horizonte puesto en el 1 de enero de 2020. De hecho ya se están manteniendo reuniones con todos los actores involucrados en la materia y el 21 de enero el Ministro presidirá un Consejo Consultivo monográfico para debatir sobre la PAC 2020 con los Consejeros autonómicos.

Por todo lo anteriormente expuesto, aunque el MAPA ya ha comenzado a trabajar con miras al futuro, puede resultar difícil que la nueva PAC se apruebe antes de que finalice la legislatura europea. Así lo han manifestado tanto Luis Planas como Paolo de Castro (vicepresidente de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo) o Esther Herranz (eurodiputada del Partido Popular Europeo y encargada de elaborar el informe del Parlamento Europeo sobre la propuesta de reglamento para la futura PAC).

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER