En Entrevistas

Javier Román Buil, cerveza artesana Bachiella en Salas Bajas, Somontano.

Javier Román Buil se encontró en un momento de su vida sin trabajo, y cuando se preguntó, ¿y ahora qué?, se respondió, hacer cerveza. Solicitó Ayudas Leader al Ceder Somontano, a través del Plan de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, y en los bajos de una casa familiar en Salas Bajas comenzó a dar forma en 2017 a su proyecto que ahora es una realidad, la cerveza artesana Bachiella. Sus conocimientos académicos, el apoyo de su familia y su afición a esta bebida, a elaborarla y a probarla, fueron el resto de ingredientes. Compra todos los materiales, la fabrica, la embotella, la etiqueta, y la distribuye. Son miles de litros de producción al año, y cinco diferentes variedades. Conocemos un poco más a Javier y a su cerveza. Toda la información está en bachiella.com

¿Cuánto tiempo llevas elaborando esta cerveza?

De cara al público, este proyecto empresarial está desde 2017, pero la idea la llevaba cocinando varios años. Me quedé en paro, y aproveché mi hobby de elaboración de cerveza artesana para convertirlo en mi profesión.

Ofreces una bebida como es la cerveza que no es habitual que sea un producto con un origen de cercanía, ¿qué posibilidades te ofrece el entorno para adquirir materia prima de kilómetro 0?

Por desgracia mi sector es bastante nuevo, no solo en la provincia de Huesca y en Aragón, sino en toda España, y comprar aquí malta o lúpulo es imposible, toca adquirirlos fuera. Ojalá pudieran ser de aquí. En Navidad hacemos una cerveza de frambuesas, y ese ingrediente sí que lo adquirimos en el Valle de Pineta, en  Javierre de Bielsa. El agua que usamos es de Salas Bajas, y es el 97% del producto, eso le da mucha cercanía al resultado final.

¿Qué variedades tienes y por donde las distribuyes?

Tenemos 4 durante todo el año, rubia, tostada, jengibre con zumo de lima, y la IPA; y una quinta que es la de frambuesas que elaboramos en Navidad. Sigo trabajando e investigando para poder elaborar otras variedades. Mi mercado prioritario es el Somontano, Barbastro, Alquézar, Bierge… En el bar de Salas Bajas, el L’Usuella, hay grifo de cerveza Bachiella. Hemos introducido el producto también en Huesca, Zaragoza y algunos puntos del Pirineo.

¿Cómo influyeron en tu proyecto las ayudas Leader del Plan de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón?

Fueron fundamentales. Cuando comienzas tienes una incertidumbre total. Desde el primer momento en el que te metes en un proyecto en el que hay que hacer obra, comprar maquinaría, los primeros pedidos de materia prima, como la malta,…toda liquidez te da un impulso para esos primeros momentos, cuando hay que arrancar. Te hace falta bastante inversión económica y las ayudas Leader son fundamentales para poder tener un horizonte más despejado.

¿Cuál es el futuro de la cerveza Bachiella?

Solo tenemos un año de trabajo como referencia pero estamos muy contentos. Queremos seguir dándonos a conocer en el territorio, llegar a más gente, y que podamos verla en más puntos de venta.

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER