En Noticias

La labor de recuperación de la judía caparrona de Monzón comenzó gracias a un convenio entre el Ceder Zona Oriental de Huesca (Grupo Leader enmarcado en el Programa de Desarrollo Rural de Aragón 2014-2020) y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) en 2013, desde entonces tanto la producción como el interés que cada año despierta esta legumbre son mayores.

La campaña de venta de judía caparrona de Monzón en los establecimientos del municipio fue “perfecta”. Carlos Trallero, uno de los dos agricultores que producen actualmente esta legumbre, explica que “en pocas semanas se vendió todo lo que habíamos puesto a disposición de los establecimientos que lo pidieron, en total unos 300 kilos”. Y el fin de semana del 23 de marzo, a través de ChezMarzola, “se sacaron a la venta otros 20 kilos”.

Trallero señala que la expectación por la judía caparrona “va más allá de Monzón, nos han llegado a llamar de Zaragoza para comprarnos, pero la producción da para lo que da”. En la pasada campaña, este agricultor recogió en torno a 500 kilos, de los que guarda una pequeña parte para el Ayuntamiento de Monzón y otra para la siembra, que hará durante el mes de junio, “pero ya tengo la tierra preparada” señala.

Del 23 al 26 de marzo, la judía caparrona de Monzón disfrutó de un notable protagonismo dentro del programa del II Congreso Hecho en Los Pirineos. El sábado por la tarde, el cocinero Ismael Ferrer presentó su libro “Monumentos del Reino Vegetal del Pirineo Central”, que dedica varias páginas a hablar de esta legumbre. Finalizada la presentación, Ismael Ferrer y el cocinero Roberto Aragón prepararon varios platos de judías de diferentes variedades, entre ellos un bizcocho de judía caparrona al aroma de azafrán de Castilsabás.

Y el domingo, Antonio Arazo elaboró un tradicional recao “a su manera”, incluyendo entre otros ingredientes la judía caparrona de Monzón. La degustación, explica Carlos Trallero, “se agotó antes de que pudiera probarla todos los que asistieron a la elaboración de este plato”. Destaca además que, mientras el reconocido cocinero preparaba el plato, Trallero explicó a los asistentes la historia de la judía Caparrona de Monzón, sus características y morfología, su recuperación a través del convenio entre el CEDER  Oriental de Huesca y el CITA, la creación de la asociación de productores… “luego, mucha gente se me acercó con una bolsa de judías en la mano”.

Por este reconocimiento tanto en Monzón como fuera de la capital del Cinca Medio, Carlos Trallero considera que “merece la pena seguir trabajando. Mientras haya uno que luche, no está perdida la batalla”.

 

 

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER