En Entrevistas

Juan Manuel Nicolás, natural de Castejón de Monegros, una localidad de fuerte arraigo apícola, cuida de sus colmenas en Lécera, Campo de Belchite. Se dedica a la producción, envasado y comercialización de miel y productos derivados. Ha convertido una tradición heredada de su familia en su modo de vida.

-Hoy apicultor profesional en Lécera, pero no fue siempre así.

-Trabajaba como delegado comercial, una profesión que me exigía muchos viajes y estancias fuera de casa. Llegó un momento en el que quería poder compartir más tiempo con mi familia… y desde niño me han gustado las abejas. Por supuesto, ha habido mucho trabajo serio para transformar una ilusión juvenil en tu modo de vida.

-¿De dónde le viene esa afición por la apicultura?

-Mis abuelos y mis padres ya disponían de colmenas. Yo provengo de Castejón de Monegros. Era propio de una agricultura de autoconsumo y subsistencia. Todas las casas contaban con unos olivos, unos almendros, unas colmenas… para abastecer a la familia. Es verdad, que esta tradición apicultora se ha ido perdiendo poco a poco…a mí siempre me gustaron la naturaleza y la apicultura.

-Ha hablado del trabajo que supuso dar a luz a ApiJuster, su empresa.

-Los trámites resultan laboriosos. Yo, además, tuve muy presentes diversos estudios de mercado para ver la viabilidad del proyecto e incluso realicé algunos. El primer paso consistió en poner en marcha la cabaña apícola (identificar los mejores lugares para instalar las colmenas, pedir los permisos correspondientes, obtener una licencia..). Hace unos dos años decidimos dar un segundo paso y poner en marcha un obrador para envasar y comercializar al por menor. Para esto sí que conté con la ayuda del programa LEADER. Para vender la miel, los puntos de venta me los he buscado yo mismo. Además, hemos diversificado la producción y ofrecemos además de miel, derivados como polen o propóleo.

-¿Qué le dio más miedo?

-Saber que no vas a disponer de unos ingresos fijos. No me asustaba meterme en esto, porque, en verdad, me gusta lo que hago, pero nadie te puede garantizar la viabilidad de tu proyecto. Yo, a cualquiera que quiera emprender, a cualquiera que tenga esa idea en la cabeza, le animo porque como empresario siempre acabas dando «el do de pecho».

-Lo suyo es la miel artesana de calidad, pero el mercado de la miel está lleno de mieles adulteradas.

-Una gran parte de las mieles españolas de calidad se exportan, el mercado español se comporta así. Los productores pequeños pedimos a la administración que exija claridad y veracidad en el etiquetado, para que el consumidor decida contando con toda la información. Grandes marcas compran miel y la mezclan con otras mieles de menor calidad o se adultera con glucosa y en la etiqueta no se indican los porcentajes. Cuando se lee únicamente mieles procedentes de la Unión Europea o de fuera de la Unión Europea ¿a qué se refieren? Se debería ser más preciso y especificar el tanto por ciento de miel que procede de cada país. Yo recomiendo comprar la miel al apicultor de tu pueblo, de tu zona, de pequeñas producciones artesanas, al que conoces y que te garantiza un producto natural.

 

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER