En Entrevistas

José Navío Gil, se crió en Teruel, estudió ingeniería mecánica y hace un año y medio se montó un taller mecánico en Manzanera (Teruel) de donde proviene su familia. Apostó por el medio rural, y no se muerde la lengua al asegurar que  “al ritmo que va este país no va a quedar nadie en los pueblos”.

-¿Por qué quiso abrir un taller en Manzanera?-

-No había ninguno en el pueblo y los vecinos se debían trasladar a Puebla de Valverde o a Sarrión. Además de los precios, que no son baratos.

-Las raíces de su familia están en Manzanera, pero afirma que no le ha sido fácil comenzar.

-Aquí, si eres de fuera, no entras. Así de claro, la mentalidad resulta difícil. No sé si es cultural, pero es distinto y bastante duro. Sin conocer a nadie, tu negocio no tira. Lo positivo, sin duda, que hago lo que me gusta.

-Ha recibido una ayuda Leader.

-Sí, pero pones tú el dinero. Cuando solicitas la ayuda no sabes si te la concederán y tampoco sabes cuándo la cobrarás. Así que emprender no depende para nada del Leader o de la ayuda que sea sino de uno y de su trabajo.

Cuando recibes la ayuda, confieso que va muy bien, porque te quitas un peso de encima, pero el dinero lo adelantes tú y es tu riesgo. Además, el Leader me obliga a permanecer abierto cuatro años… ¿y si me rompo el fémur?

-¿Qué haría?

-Eso me pregunto yo, ¿si un autónomo enferma? ¿qué hacemos? A los pequeños-vayan con módulos o no-nos están asfixiando y luego los políticos dicen a los jóvenes que emprendamos y nos quedemos en los pueblos. ¡Es imposible! Yo pago igual o más impuestos que uno de Zaragoza, y recibo mucho, muchísimo menos. Sufro la misma fiscalidad, pero no hay incentivos de verdad. He mirado de contratar a alguien y con los costes salariales no salen las cuentas. Y todo, para mantener al Estado y su estructura que es muy voraz. A los políticos les resulta más fácil que todos nos vayamos a vivir a la capital aunque digan otras cosas.

 

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER