En Entrevistas

Isabel Mallén vive a caballo entre Allepuz y Cedrillas. Su hogar es una masía en el campo, que comparte con su familia y sus perros border collie. Cuando le preguntas, no duda en afirmar rotundamente que siempre tuvo claro que quería dedicarse a la ganadería, una declaración que cobra más fuerza cuando conoces que Isabel  se hizo cargo de su propia explotación en 2016 con apenas 19 años.

-Una ganadera por vocación

-Mis abuelos, mis padres… han trabajado con vacas y ovejas. He crecido en el campo y me entusiasma. Mi abuela horneaba pan todas las semanas y nunca me interesó jugar a la consola… Siempre he querido ser ganadera y mi familia me ha apoyado. Me considero  una persona independiente y no me ha importado lo que puedan opinar los demás. Porque, por supuesto, más de uno me verá como un  bicho raro.

-Estudió en Huesca el Grado de Ganadería y Asistencia en Bienestar Animal

– Hay que formarse y aprender, esta época lo exige. En Huesca viví una experiencia muy gratificante, porque coincidí con otros jóvenes que pensaban como yo y compartíamos las mismas inquietudes. Mantengo muchos amigos  ganaderos en esa provincia.

– Cuida de un rebaño de 450 cabezas de oveja cartera, una raza en peligro de extinción

-Se trata de una oveja autóctona, resultado de un antiguo cruce de rasa aragonesa y merina.  Muy rústica y con un buen manejo. Vale tanto para la lana-muy similar a la merina-como para carne. Aunque ahora mismo por la lana ya no dan nada.

Mi trabajo me resulta muy gratificante y variado, nada monótono. Y excepto en la época de partos, que exige una total dedicación,  cumplo un horario. Hoy en día no es cuestión de estar todo el día con el gayato en la mano. Llevo una vida normal, los fines de semana también  salgo con mis amigos y voy de viaje.

-Su padre sigue en activo, usted no ha heredado y podría trabajar como asalariada en la explotación familiar

-Sí, pero quería tener algo propio. Me llena de satisfacción. Para mi trabajo he contado con el respaldo de mi familia y con el apoyo del  Programa de Incorporación de Jóvenes y, aunque te ayuda, el dinero de la subvención te llega después de que tú hayas hecho la inversión. Veo con tristeza que otros jóvenes, a quienes les gusta el mundo rural, no pueden quedarse a trabajar en él porque resulta  imposible comenzar de cero. Sin familia, algo de infraestructura o instalaciones ya hechas que te sostengan, considero inviable dar los primeros pasos en este sector.

-Y luego está el tema de la rentabilidad

-Me gustaría vivir de mi trabajo, sin subvenciones.  Los precios no dan para cubrir gastos y, por otra parte, hay personas cobrando sin ser ni agricultores ni  ganaderos. Debería haber una reforma de estas políticas, para que priorizaran al que de verdad trabaja.

-¿Ha pensado en criar en ecológico?

– Sí, pero le cuento mi experiencia:  nosotros (hablo también por mi padre) hemos criado a los corderos en extensivo, todo el día pastando en el campo. Sale una carne mucho más sana y, además, a nosotros nos ahorra costes. Sin embargo, esa carne adquiere un tono más rojizo, está más hecha y hemos constatado que el consumidor no la acepta. Así que ahora los corderos no salen a pastar  y comen pienso.

Es más sencillo coger una bandeja de pechugas del súper que cocinar ternasco.

El Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Aragón 2014-2020 representa la mejora de la productividad y de la competitividad del sistema agroalimentario como base de la economía y de la generación de empleo rural, la gestión sostenible de recursos naturales y la acción por el clima y el desarrollo territorial equilibrado.

Este proyecto de Incorporación de Jóvenes Agricultores, pertenece a la Medida 6, Submedida 6.1. El importe de la ayuda ha sido de 30.000 €. El presupuesto total de la Submedida para el período 2014/2020 es de 61,1 millones de €.

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER