En Entrevistas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 20 años, este joven de Pomar de Cinca decidió convertirse en Joven Agricultor y en la tercera generación de agricultores de su familia. El esfuerzo y sacrificio que había visto en su padre y su abuelo no le echaron para atrás. Hoy gestiona más de 300 hectáreas directamente y en alfalfa las labores de más de 800. La inversión en maquinaria supera los 3.5 millones de euros y mantiene alrededor de 14 puestos de trabajo.

«Ya de pequeño me llamaban la atención los tractores y la maquinaria. Con diez o doce años ya estaba por los tractores. La agricultura ha sido mi pasión desde siempre, así que cuando cumplí los 18 años en lugar de un coche, decidí comprarme un tractor».

De ser agricultor que es lo que más te gusta y lo que menos.

Lo que más trabajar para mí y ver como crece lo que siembras en la tierra. Ver como la naturaleza consigue hacer de una semilla un fruto. Que al cabo de seis meses has criado maíz, alfalfa… eso es una satisfacción. Lo que menos me gusta es quizá el hecho de que no hay festivos ni fines de semana. Se depende de la climatología para muchas de las tareas y eso condiciona la vida de los agricultores. Solo hay estaciones, en agricultura no existen las semanas o los días. Conciliar trabajo y familia es complicado.

En 20 años, desde que compraste el primer tractor ¿Qué has aprendido?

Mucho. No solamente en agricultura. Tener una empresa de servicios requiere viajar, conocer gente,… te das cuenta de lo que es el mundo.

¿Cómo te decides a crear una empresa de servicios?¿Visión?

A mi la maquinaria siempre me ha gustado. Tenía claro que en un sector en el que era inviable al precio que estaba la maquinaria, que cada agricultor tuviera un tractor de 150 mil euros y aperos, el futuro pasaba por empresa como la que creé.

¿Cómo valoras este tiempo?

De forma muy positiva. Lo único que me frena en este momento es el precio a los que se está poniendo la maquinaria. En los últimos cuatro años el incremento ha sido de cerca del 30%. la razón de esas subidas es que cada vez llevan más equipamiento y sobre todo la inversión en I+D con los nueva generación de motores menos contaminantes. La verdad es que algunas tecnologías de las máquinas no serian necesarias pero incrementan el precio.

¿Ahora volverías a ser agricultor?

Si. sin dudarlo. Aunque ahora es imposible hacerse agricultor. Las fincas en nuestra zona están por encima de los 12.000 € por hectárea. Necesitas 20 años para amortizar y además hay que vivir. O tienes ya patrimonio familiar o es imposible.

¿Y el futuro?

La agricultura va a ser una industria. Se gestionará a través de empresas de servicios y el objetivo será el volumen de producción. Un agricultor con 50 hectáreas tiene difícil la subsistencia, el fin de la explotación será el arriendo a una empresa de servicios. Los márgenes hoy en día son muy pequeños. La ganadería es un complemento que hace viable todavía la existencia de la agricultura familiar.

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER