En Entrevistas

Los helados Elarte nacieron fruto de la crisis. María José Oliván y Aitor Otín gestionaban un restaurante en Bierge en régimen de alquiler. Un establecimiento que se llenaba `solo´ debido a la gran afluencia de turistas que registra la zona. Cuando llegó la crisis económica mermó el trabajo y esta pareja se encontró con tiempo libre. El negocio seguía siendo negocio y permanecían abiertos, pero con menos clientes decidieron elaborar los postres caseros. Y entre los postres se decantaron por el helado “como podríamos haber hecho natillas” apostilla Aitor. Para su sorpresa, los clientes comenzaron a señalar a los helados caseros como sus favoritos de la carta… Y el peso del helado cada vez se iba haciendo más grande. Ellos, descendientes de Bierge y seguros de que es ahí donde quieren vivir, decidieron crear una nueva empresa: Helados Guara para comercializar Elarte. Sus helados de autor. Y anhelaron compaginar el restaurante con los helados “un año pudimos hacerlo, al final tuvimos que decantarnos por uno de los dos negocios”. Y así es como ahora Elarte surte de helados artesanales de gran calidad a restaurantes de la zona comprendida entre Huesca y Zaragoza así como a sus heladerías en Huesca, Jaca y Madrid (estas dos últimas en franquicia). “Con los helados encontramos un nicho de mercado y como en España resulta en producto muy estacional, vinculado al verano, para dar más servicio a nuestras heladerías hemos ido creando más productos como gofres, tartas, turrones, etc. Productos que poseen nuestro toque distintivo, gracias a nuestra cocina central propia”. En la actualidad esta pareja ha creado dos trabajos estables durante todo el año en Bierge y otro más durante el periodo estival.

En esta andadura han recurrido al Programa de Desarrollo Rural en tres ocasiones: para comenzar con la empresa, ampliación de maquinaria para elaborar los turrones y la última vez de nuevo para la adquisición de nueva maquinaria. Para ellos este impulso ha resultado una ayuda “porque en los pueblos, en muchas ocasiones, resulta más costoso poner en marcha una empresa” En su caso, explican, deseaban aprovechar una nave familiar es desuso antes que construir una nueva. Por la naturaleza de su negocio requieren estar cerca de los servicios (agua, alcantarillado…) pero a la vez guardar una distancia mínima de granjas o animales. Estar, además, dentro de un Parque Natural no les ha facilitado el tema, pero se consiguió.

Elarte es un producto de gran calidad, natural, con materias primas cuidadas, sin gluten, sin aditivos, ni preparados artificiales. “Lo que más me duele-se sincera Aitor-es que el público no pruebe. Aún se me eriza la piel cuando pienso en un helado de coñac francés excepcional pero que no tuvo la acogida esperada”. Aunque los gustos van cambiando, en general prevalece lo convencional.

 

 

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER