En Entrevistas

RUTH LÁZARO TORRES. TAISI, Pasión por la Fruta.

Hace menos de 24 horas, Ruth Lázaro estaba en una feria en Alemania. Es la mejor demostración de que, desde Calatayud, el mundo está relativamente cerca. Ruth Lázaro es ya la tercera generación de una empresa que surge a inicios del siglo XX. Hoy es una de las empresas más consolidadas del sector de la conserva de frutas. Situada en la localidad aragonesa de Calatayud, la empresa afronta un futuro de afianzamiento, crecimiento y desarrollo no exento de retos.

Ruth, en 2011, se produce un nuevo relevo generacional. La empresa pasa de manos de tu padre a las tuyas y entonces…

Compramos unas naves industriales para trasladarnos y empezar “de cero” el proyecto en unas nuevas instalaciones, pero no lo conseguimos por dificultades urbanísticas. Entonces decidimos afianzarnos en las mismas instalaciones en las que llevamos trabajando desde 1969 e iniciamos un gran proyecto de inversión aprobado por el FEADER. En este momento, nos encontramos ante un importante reto en esta cuestión, con una gran obra y una gran inversión por rentabilizar.

Ruth, nuestra entrevista no puede comenzar mejor, me indicas que este último año habéis crecido un 13%, ¿cómo consigues ese crecimiento?

Los mercados siguen siendo prácticamente los mismos, de hecho, nuestro porcentaje de internacionalización lo vamos manteniendo en un crecimiento constante y el mercado nacional va creciendo de forma continuada.

TAISI impulsa su crecimiento desde dos ejes principalmente, responsabilidad social que genera confianza en los clientes, al percibirse que hay un proyecto sólido detrás, e innovación.

Ésta última es nuestra principal estrategia, innovamos en nuestros productos ya existentes, pero también en otros nuevos, dirigiéndonos a nuevos segmentos de clientes y buscando nuevos nichos de mercado, sector vegano, halal, kosher, ecológico, etc.

En resumen, TAISI trabaja sobre la creencia de que es necesario acercarse a la sociedad, estar en contacto con el cliente final, conocer sus gustos, sus preferencias y, a partir de ahí, adaptar nuestros productos, generando valor añadido desde la responsabilidad social y la innovación.

Desde un rincón pequeño, como es el medio rural, ¿cómo se consigue un lugar en el mundo global?

El mundo, como se suele decir, está a un clic. El mundo es Internet y, desde luego, hay que estar en las redes. Para TAISI es importante tener presencia en el universo Internet, contándole al cliente quiénes somos, proyectando la imagen real de la empresa. A partir de ahí, Calatayud está bien comunicado y, por lo tanto, te puedes atrever a salir, a explorar, a mostrar tu producto.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de una empresa en el medio rural?

Sin duda, los principales escollos son las comunicaciones. Tanto físicas como digitales. Necesitamos fibra, necesitamos poder conectarnos con el mundo y eso muchas veces es una gran carencia. En mi opinión, si lo que se busca es fijar población en el medio rural, es importante que los que gobiernan y toman decisiones conozcan bien las necesidades y las deficiencias del entorno, sólo así podremos avanzar y continuar adelante con nuestros proyectos. Se necesita una ayuda efectiva sobre problemas reales, no sobre la teoría.

Vuestra cuarta generación, ¿está ya en camino?

(Risas) Pues, fíjate, hace un tiempo me apunté a un Plan de Empresa Familiar impulsado por el Instituto Aragonés de Fomento, acerca de los relevos empresariales. Cuando les dije que mi motivación para estar en el curso no era mi generación, que es la tercera, sino la cuarta, la que heredarían mis hijas, se echaron las manos a la cabeza…pero es lo que realmente debería preocuparnos, saber por dónde camina la empresa, para ofrecer un futuro sólido, consolidado…

En mi opinión, el problema de las empresas familiares se resuelve con la profesionalización de la empresa, es decir, dotándola de un grupo de profesionales rigurosos. Si tu hij@ no está preparado, puedes dejarle en otro tipo de función, más adecuada a su perfil, pero no deberías dejarle el timón, la dirección debe asumirla un equipo profesional, debidamente preparado para desarrollar la actividad.

¿Qué suponen los fondos europeos en vuestra empresa familiar?

Para mi los fondos europeos suponen un apoyo muy importante…cuando los tenemos. Es decir, yo no voy a dejar de invertir en mi empresa, de generar oportunidades, reciba o no reciba subvenciones. Digamos que yo debo “seguir alimentando” mi proyecto, porque la inversión en mi empresa es el motor.

Pero, sin duda, cuando llegan esas ayudas son un gran apoyo. Muchas veces son insuficientes y creo que deberían articularse con más “mimo”, por ejemplo, ampliando los plazos para las solicitudes, mejorando el entramando burocrático, que muchas veces desanima al empresario…

No obstante, creo también firmemente en que los empresarios que recibimos una subvención pública, tenemos la obligación de invertir en proyectos viables, porque tenemos la responsabilidad social de devolverle a la sociedad lo que nos ha dado.

¿Cuál es tu horizonte?

Yo creo que TAISI tiene un gran recorrido por delante y debemos seguir trabajando. En estos momentos, esta empresa es un hervidero de ideas. Caminamos siempre con cautela, damos un paso, consolidamos, damos otro paso…Pienso que las personas que formamos TAISI tenemos un sentimiento de pertenencia, que nos ayuda a trabajar de forma coordinada. Nuestra apuesta es la innovación, la calidad, la prevención de los riesgos laborales, etc.

Ruth, tu vienes de la Sociología. ¿Qué lugar ocupan las Humanidades en tu empresa?

Mi vocación de socióloga va íntimamente ligada a mi labor dentro de la empresa. No me cabe ninguna duda, lo importante en cualquier tipo de empresa somos las personas y en esa línea, con ese respeto debemos trabajar. No se trata únicamente de remar, debemos remar juntos y en la misma dirección. Eso se consigue con equipos  que tengan la formación adecuada, pero sobre todo, que estén compuestos de personas comprometidas, responsables…se consigue con equipos de buenas personas.

Recommended Posts

Escriba lo que desea buscar y pulse ENTER